Las mujeres andan con blue balls

Acompáñame a leer esta triste historia, donde las mujeres nos quedamos bellacas porque muchos hombres no son tan sexuales na. Una historia que se repite infinitamente entre mis amigas, familia y conocidas, porque sus parejas, jevos o trucos no las satisfacen sexualmente, ya sea por performance o consistencia.

Andamos con unos blue balls terribles, pero nadie lo dice. ¿Será para no herir el ego masculino? ¿Por qué callamos el fracatán de polvos malos y la falta de orgasmos dignos? Es bien triste, pero más triste es que ante los ojos de la sociedad la mujer no es tan sexual na y es el hombre el que quiere chichar 24/7. ¡FALACIAS! ¿Cómo que a la mujer no le interesa el sexo de la misma manera? Pues será que no le interesa el sexo con un hombre en particular porque, probablemente, no la satisfaga y, por tanto, le pichea. Porque Estoy bellaca, es la frase que más escucho en mi círculo de mujeres.

Hay muchos hombres menos sexuales de lo que se habla, y los cabrones saben disimular, porque ante sus amigotes, son los más que chichan -si sus panas lo han visto chichar me parece creepy pero sexi- solo porque janguean con una nueva víctima regularmente, y a esa víctima se lo meten una vez (y cuidao) y la descartan. Pregúntale a la tipa si se vino a ver qué te dice… mejor, pregúntale si tuvo un orgasmo. MEJOR, pregúntale a la pobre si sabe cómo se siente un orgasmo. Hombres que me leen, las mujeres hablamos entre nosotras, y rara la vez nos tiramos un Ese tipo chicha cabrón, generalmente es un delicado Estuvo bien.

A mí los dioses me bendijeron con bellaquera eterna. Y suena cool pero la verdad es un BADTRIP; porque encontrar una pareja saludable que te satisfaga como papito dios manda, que vaya a tu ritmo, que le guste lo mismo que a ti, no es fácil. Entonces, cuando encuentras un buen sexual partner… hay pari. Oye, ¿y qué pasa cuando un hombre descubre que tú eres más sexual que él?

Red flag.

Este tipo solo tratará de hacerte sentir como zorra vieja, como puta, simplemente porque quieres más sexo que él. Es un issue de inseguridad provocado por una crianza machista donde la máquina sexual, el experimentado, el que enseña, el que domina, es el hombre. En contraste, para él, la mujer debe ser presa fácil, tímida, asustada, delicada y hasta sufrida.

Juye de ahí amiga. ¡JUYE!

Lo menos que quieres en tu vida es un hombre dominado por sus inseguridades. A menos que te guste ser una plasta en la cama. En ese caso, suerte y éxito con tu macharrán.

A mí los dioses me han maldecido con hombres así. Y en una ocasión flaquié, y con mucha vergüenza admito: me acomplejé y me sentí bien puta por haber tenido sexo en el pasado y querer tener sexo en el presente (y futuro). Así que pretendía no querer chichar 24/7, pretendía no querer sentarme en su cara, pretendía no querer andar en falda y a lo loco, pretendía no querer susurrarle puterías cósmicas en público y hacer las quinientas saterías que me pasaban por la mente. Básicamente, maté mi inspiración, motivación y creatividad porque a él le gustaba la normalidad y el sexo esporádico. Whatever that means.

Me convertí en una papa sin sal rellena de odio y, en medio de esa terrible actuación, sufrí mucho. Sufrí por mis blue balls y por mi felicidad, la cual sienta su base en la libertad, en ser yo misma. Jamás pensé que no chichar alteraría tanto mi paz mental.

Anyway, pa los gustos los colores. Pero por mi parte, prefiero que los aliens me rapten y experimenten conmigo antes de volver a tener esa sosera sexual.

Y los cabrones no me acaban de raptar.

Oye, tampoco soy una friki sexual, de esas que le gustan que la follen disfrazados de Winnie de Pooh o que le excitan cosas dignas del deep dark web. No, por dios. Yo solo quiero manifestarme libremente con la plétora de cosas ricas que uno puede hacer para divertirse en la cama… o en el piso, la cocina, el baño, en el carro…

Pero no.

Tal vez estés pensando Bendito pero ¿has tenido buenos sexual partners? Mana pues si me pongo a evaluar bien, sí, pero top of the line, puedo decir: dos. Aún no entiendo cómo, a pesar de los años y las cientos de veces que he intimado con ambos, la tensión sexual y las ganar de chuparnos, no merma. Y como a la vida le gusta trolearme, ambos se llaman exactamente igual.

Qué suertuda yo.

Pa colmo, a mis tiernos treinta y cuatro años se ha desbordao mi mayor virtud: la honestidad. No me gusta perder el tiempo, así que si algo no me gusta, hablo y actúo al respecto. Incluso en el sexo. Me explico: yo no disimulo… si no me gusta, no voy a pretender que sí. Detengo todo, me siento en la cama y despacho al participante. Porque si yo no estoy gozando, tú no vas a gozar tampoco.

PSA: amiga, deja de fingir que gozas, deja de fingir orgasmos… eso solo hace que el tipo se crea que está haciendo las cosas bien. No aprenderá, no mejorará. Dile lo que te gusta y, si no quiere hacerlo, ¡vete a tu casa y termina sola! Sobran los dildos que funcionan mejor.

Entre mi honestidad y que cada vez estoy más selectiva, siento que mis alternativas se están agotando, más cuando U.S. Census Bureau saca estadísticas tan chulisnakis como There are now nine men for every 10 women in Puerto Rico. Women outnumber men in every age group of 25 and over.

Qué regocijo.

La cosa está bien jodía en esta bendita Isla. Porque a esos 9 machos que hay, réstale el gay, el manchild, otro manchild, el psycho, el que escribe plazita, el machista, el inseguro, el hijoeputa, otro gay. ¿Saben con qué me quedé? Con las otras nueve mujeres bebiendo cava con mezcal en la Placita. #9pa10

Entonces, importación de hombres a Puerto Rico, ¿pa cuándo?

Ahora con la mierda de Ley 20 hay un montón de gringos puestos pal problema. Lo que me hace pensar en que los Estados Unidos de Norte América nos tienen tan clavaos que hasta a las jevas están colonizando. *riendo para no llorar emoji* Pero yo no sé flirtear en inglés así que me jodí. Aunque deben encontrar bien sexi que les hable español. ¡Me les puedo cagar en su madre y como quiera me van a amar!

Antes de que peguen el grito: sí, las mujeres solemos ser más piki que los hombres al momento de seleccionar a alguien para tener sexo, aunque todas nos hemos enfangao por bellaquera (la que diga que no, miente ). ¿Por qué somos así? Porque somos seres complejos que no se excitan con cualquier culito. Breguen con eso.

En fin, muchas andamos overworked, underpaid y undersexed, manifestando sin límites nuestro clichoso crankiness, tratando de gardear la insatisfacción mientras mendigamos en el reino de los losers con caras chulas llamado Tinder. Es bien triste porque al final del día tienes tres opciones: te mudas pal carajo, o zumbas un de tin marín de do pingüé con lo poco que hay en la calle o haces un lloripari como yo porque el que no llora, ¡no mama!

https://capela.love/blogs/leer

Share Post :